Anuncio

Colapsar
No hay ningún anuncio todavía.

Forma correcta de expresar un caso de dinámica elemental, supongo.

Colapsar
X
 
  • Filtro
  • Hora
  • Mostrar
Borrar todo
nuevos mensajes

  • Forma correcta de expresar un caso de dinámica elemental, supongo.

    Saludos

    Intento tratar el fenómeno de emergencia en un texto, parte de un trabajo más extenso relacionado a las Ciencias de la Complejidad.
    Para ejemplificar casos simples de propiedades emergentes, pretendía exponer un ejemplo con alguna herramienta simple, y decidí hacerlo con las propiedades físicas del modo en que se usa un martillo.
    Como no soy físico, aunque creo que se entenderá perfectamente su objetivo, tengo serias dudas sobre si el ejemplo está bien expresado.
    Adjunto una parte del texto, para exponer el contexto en que el ejemplo ha de tener valor, pero subrayo el párrafo concreto sobre el que me gustaría que me comunicaseis vuestra opinión (solo sobre el modo en que está expresado, sería genial).
    Lo ideal sería que el ejemplo fuese lo más claro y simple posible, a un nivel muy bajo, pero sin decir nada que, a un físico, le haría llevarse las manos a la cabeza: si es más adecuado hablar de potencia, de impacto, de peso o de masa, o si hay otros modos más correctos de expresar algún punto.

    Muchas gracias de antemano



    El término emergencia, hace referencia a uno de los conceptos más fundamentales en las Ciencias de la Complejidad y, por tanto, consideramos obligatorio exponer nuestras opiniones al respecto y, especialmente, establecer una definición o, al menos, una descripción lo más precisa posible de lo que, desde nuestra perspectiva, entendemos por emergencia.

    Un conjunto de objetos que interactúan, sea en un proceso complejo o simplemente combinándose y constituyendo una estructura, no generará en ningún caso la aparición de ningún objeto nuevo, además de los mismos que, inicialmente, se han agregado como componentes de la nueva estructura o sistema; si bien esta última, podemos reconocerla como objeto y denominarla con un nuevo término.

    Es decir, los componentes más elementales de cualquier objeto, unidos en la constitución de este o por separado, seguirán siendo los mismo. Pero sin embargo esto, tan obvio, no se cumple en cuanto a las propiedades o comportamientos de los componentes por separado, y las que pueden mostrar las estructuras compuestas por ellos.

    Así, tomando por ejemplo una herramienta muy simple, como es un martillo, vemos que puede estar compuesto de una barra de madera y de una pieza de metal sujeta a uno de sus extremos. Al construir un martillo, como es obvio y hemos dicho, no aparece ningún componente nuevo. La nueva estructura, además, por ejemplo, pesará exactamente la suma del peso de las dos piezas que la componen. Sin embargo, podemos encontrar en una herramienta, propiedades que no son resultado en absoluto de una suma de las propiedades de los componentes.

    Así vemos que, por ejemplo, la potencia con la que puede golpear un martillo (que es la función principal de esta herramienta), no guarda relación con la misma propiedad medida en cada uno de los componentes. Que si la pieza de madera, podría golpear con una potencia p1, y la pieza de metal, podría hacerlo con una potencia p2, ambas piezas unidas, al sumar su masa, de algún modo, podrían golpear con una potencia igual a la suma de p1 y p2; pero combinadas y utilizadas en un modo concreto (el modo en que se construye y se usa un martillo), la potencia generada puede ser muy superior a la suma de las potencias alcanzables por cada uno de los componentes por separado.


    Y si analizamos estructuras mucho más complejas, como nuestro cerebro, observamos propiedades como la memoria, la inteligencia o la creatividad, que emergen del modo en que interactúan unos componentes (en este caso, las neuronas), que de forma aislada e incluso combinados en otro modo, no presentarán propiedades o comportamientos, ni siquiera lejanamente similares a los que caracterizan a un cerebro humano.

    Estas propiedades o comportamientos, llamados generalmente en las Ciencias de la Complejidad, fenómenos emergentes, son a veces interpretados como casos de organización o autoorganización, y se habla de emergencia de complejidad con una frase ya emblemática en ese campo: “Cuando el todo, es más que la suma de las partes”...








  • #2
    En mi humilde opinión, el uso de la palabra "potencia" está muy acorde a lo que usamos en el habla común y bastante cerca del fenómeno físico que hace útil al martillo. Otras palabras que un físico podría usar en la descripción del fenómeno, como "energía", "momentum", "impulso", etc. son menos del habla común y requerirían explicaciones adicionales y que nada añaden al concepto que se trata de ejemplificar en el párrafo.

    Saludos,

    Don't wrestle with a pig in the mud. You'll both get dirty, but the pig will enjoy it. - Parafraseando a George Bernard Shaw

    Comentario


    • #3
      Pues muchas gracias AI2000

      Y lo de llamar a las potencias, p1 y p2, de ese modo, en cursiva… ¿es como suele hacerse? ¿Nada que te chirríe un poco?

      Comentario


      • #4
        Nada importante. En los textos de Física es común representar una potencia con la letra "P" mayúscula, pero probablemente conseguirás que algún autor usa las minúsculas. En lo personal, yo preferiría P1 y P2 pero eso es irrelevante...
        Don't wrestle with a pig in the mud. You'll both get dirty, but the pig will enjoy it. - Parafraseando a George Bernard Shaw

        Comentario


        • #5
          ¡Perfecto!
          Muchísimas gracias de nuevo y un saludo.

          Comentario


          • #6
            Hola a tod@s.

            Disculpad, pero yo no acabo de entender que el concepto filosófico de la emergencia que parece ser tan complejo, quiera ejemplarizarse con un ejemplo (valga la redundancia) tan elemental como el del martillo. Y me choca que, a continuación, se comente al cerebro humano, cuando este no es simplemente la suma de componentes como si fuera un puzle, sino que es consecuencia de unos procesos bioquímicos (aparecen componentes nuevos que antes no existían) sobre los cuales, dicho sea de paso y en honor a la verdad, no tengo la menor idea.

            Saludos cordiales,
            JCB.
            Última edición por JCB; 13/10/2019, 01:42:06.
            “Lo consiguieron porque no sabían que era imposible”, autor: Jean Cocteau.

            Comentario


            • #7
              Hola JCB

              Gracias por intervenir.

              Tu razonamiento es lógico a partir de lo expuesto. No obstante, el texto que he copiado, es solo una parte de un capítulo que, precisamente, intenta hacer notar la necesidad de afrontar el concepto de emergencia en los casos más simples, como estrategia más apropiada para reconocer posibles “leyes”, y comprobar luego si son extrapolables a casos progresivamente más complejos.

              En México, se ha creado recientemente el C3 (Centro de Ciencias de la Complejidad), y su coordinador general, el Dr. Alejandro Frank, reconoce en una entrevista que vi hace poco, que fue un error intentar comprender estas posibles leyes en los casos más complejos (pues empezó a estudiarse en sistemas sociales), y que ahora, intentaban analizar los casos de emergencia en procesos matemáticos y físicos, en las ciencias exactas y en su manifestación más simple.

              No venía a hablar de esto, pero por supuesto agradezco cualquier opinión sobre el trabajo completo, que me encantaría enviarte si te interesa echarle un vistazo, y sobre el que recibiré con interés cualquier valoración crítica.

              Un saludo

              Adolfo Recober

              Comentario

              Contenido relacionado

              Colapsar

              Trabajando...
              X